See English version of this post

Pinchar imagen superior para ver video 🙂

En este video os voy dar las claves para empezar a entender y escuchar a tu cuerpo, lo cual te llevará al mejor entendimiento de su comportamiento. Les voy a hablar de un tema innovador que siempre ha estado ahí pero no sabemos cómo o de qué manera. Es un tema que me apasiona profundamente porque me ha cambiado la vida, es la causa emocional de todo síntoma o enfermedad.

El concepto que tenemos y todos conocemos en la sociedad occidental, es que la enfermedad es algo externo a nosotros que hay que eliminar o atacar, el concepto no es del todo incorrecto, pero si escuchamos a nuestro cuerpo no tenemos la necesidad de llegar este punto. Por ejemplo, cuando tenemos un dolor de cabeza o un resfriado, tomamos pastillas para eliminar los síntomas, sin preguntarnos por qué nos pasa esto y sin cambiar nada de lo que hacemos. En realidad, lo que está sucediendo es que “tu cuerpo te habla”, nos está pidiendo un descanso o nos está diciendo que algo que hacemos o pensamos, con punto de vista o enfoque distinto podríamos sentirnos mejor. Si tuviéramos en cuenta todas las herramientas con las que contamos en nuestro interior, nos ahorraríamos mucho tiempo y recursos. El paso fundamental es identificar y resolver el conflicto biológico o la causa emocional por la que aparece la enfermedad.

Por ejemplo, un señor que está en la oficina y su jefe lo sobrecarga de trabajo, este señor se desdobla para cumplir con todo y hace horas extra, lo cual le impide disfrutar de su hija por las tardes, tiene una carga muy pesada, se siente mal, lo ve injusto pues otros compañeros siempre salen a su hora, sin embargo no hace nada al respecto, sigue con esa “carga”, al poco tiempo empieza a dolerle el hombro derecho, puede incluso que tenga un pequeño traspié que detonó dicho dolor y el dolor no se va con ningún tratamiento, se vuelve crónico. Para este señor, el dolor es su cuerpo hablándole, le viene a decir que tiene una carga muy pesada. Si identifica la causa y hace conciencia, cambiando su forma de ver el conflicto, la emoción que le produce y su forma de reaccionar ante ello, el dolor desaparecerá y empezará a reaccionar positivamente a los tratamientos a los que se someta.

Un síntoma siempre aparece para alertarnos de un conflicto biológico, el cual, como su propio nombre dice, es una necesidad biológica humana no satisfecha, por ejemplo, la alimentación, el descanso, la reproducción, el contacto, las relaciones, el reconocimiento o la pérdida de territorio. Suele ser debido a una percepción limitante acerca de algún aspecto de nuestra vida, una percepción basada en el miedo, la furia o la tristeza. Nos genera un nivel alto de estrés y una incongruencia en nuestra forma de pensar, hablar y actuar. Nos separa de nuestra esencia, de aquello que somos o hemos venido a ser.

Un síntoma es nuestra propia energía, es la forma que tiene nuestro cuerpo de expresar esa energía contenida que no es expresada de la manera más deseable para nuestra supervivencia. Cuando aparece un síntoma, lo mejor que podemos hacer es sentarnos, relajarnos y aprender a “escucharlo”. ¿Qué nos quiere decir? Normalmente el primer síntoma que aparece no es nada grave y se puede trabajar desde dentro, evitando así la aparición de la enfermedad u otro síntoma más grave.

Os voy a contar algo que ha cambiado mi vida y por ello quiero compartirlo con ustedes, se trata de mi ex-intolerancia a la lactosa, la cual he vivido y sufrido durante mis 38 años básicamente desde que era pequeña, con dolores de barriga e irritación intestinal en mi casa, en el colegio y en el trabajo… era un dolor continuo.  Los que tratamos la Bioneuroemoción sabemos que uno de los conflictos biológicos más comunes es un conflicto materno, si materno, muchos se preguntarán el porqué. Esto es porque cuando nacemos lo primero que recibimos durante los primeros meses de vida es leche a través de la madre, así sea de pecho o en biberón, así que, desde ese momento, para nuestro subconsciente, madre y leche son lo mismo (significado simbólico). Aplicando las tácticas y claves de la bioneuroemoción he conseguido hoy en día comer todo tipo de queso, leche y cualquier producto que tenga lactosa.

Así que recuerda, ¡Tu Cuerpo te Habla! Y si lo escuchas aumentará tu calidad de vida infinitamente.

Si te suscribes a este blog seguirás recibiendo trucos y consejos para aprender a entender tus síntomas además de un especial para eliminar intolerancias, ¡No te lo pierdas!

Si te ha gustado este contenido, házmelo saber haciendo click en “me gusta”, compártelo en tus redes sociales o con alguien que creas que pueda estar interesado y si tienes cualquier pregunta relacionada o sugerencia, no dudes en dejármela en los comentarios o escribirme a info@xeniamartinez.com.

Xenia Martinez Broer es ingeniera industrial, blogger, coach emocional de alto impacto, madre de una hija de 21 meses y esta esperando su segundo bebe para febrero de 2018. Natural de Almería (España), ciudad donde ha crecido. De padre español y madre holandesa. Actualmente vive con su familia al sur de Holanda, concretamente en La Haya. Xenia ha tenido una intolerancia a la lactosa que ha sufrido con alto desgaste de energía constante y diario durante 38 años, para despues darle un giro de 180 grados. Un dia, la intolerancia desaparecio gracias a un desbloqueo emocional provocado de forma consciente, pudiendo sacarle un mayor rendimiento a su vida. En la actualidad, Xenia se dedica a acompañar a personas a eliminar esos conflictos emocionales que todos tenemos guardados desde temprana edad, permitiéndoles tanto sanar sus sintomas o enfermedades como potenciar al máximo el rendimiento en sus vidas libres de cargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *